- Arde tu corazón donde el espanto hiela -

__________________________________________________

19 de septiembre de 2016

Quise ir contra todo lo que alguna vez me había enseñado la experiencia. Los espacios vacíos, los riesgos, la caída libre sin ninguna protección. Las confesiones con el corazón en la mano, la entrega absoluta, los viajes que abren la mente y el alma. Quise ir contra todo eso y evitarlo, porque siempre es más fácil salir herido si la armadura no se tiene puesta en su lugar.

Pero he aprendido que la armadura no sirve de nada, y que si la hendidura de la espada tiene que llegar, lo hará de cualquier forma. He aprendido que es mejor estar desnudo, así por lo menos incluso la herida cicatrizará más rápido, tan rápido como penetrará. Y si debo morir, moriré peleando. Intentando.

Creí que todo este tiempo estaba haciéndolo, y no era así.

1 comentario: