- Arde tu corazón donde el espanto hiela -

__________________________________________________

8 de mayo de 2016

Simon y sus preguntas

Simón suspira y se pregunta por qué todavía sigue dándole vueltas al mismo asunto. Y es que cuando un pensamiento en forma de mosca se posa en su cabeza, no hay manera de despegarlo de ahí. Ese pensamiento da vueltas y vueltas y se torna fastidioso, concluye en mal humor, despista. Simon es curioso, pero más que curioso, moralista. Todas las noches se hace una pregunta que repite al despertar: ¿Estoy haciendo bien?

El problema no es la respuesta, sino que después de esa pregunta se formulan otras mucho más personales y dolorosas. El laberinto de interrogantes lo ataca hasta en los sueños y cuando despierta, ya no tiene las fuerzas para seguir.

Pero en el día, su sonrisa y su dulzura vuelven a llenarlo de decisión, y la única meta es estar a su lado.