- Arde tu corazón donde el espanto hiela -

__________________________________________________

18 de noviembre de 2014

Tengo diabetes en la genética.

Qué bella es la serenidad de saber que todo está bien. Y que incluso puede estar mucho mejor. Decis que te regalo energía negativa pero, en realidad, eso se debe a la montaña rusa que actúa como quiere. No es casualidad que nunca me haya subido a una de ellas. Escucho tanta habladuría de amor perfecto, de colores rosas pintando el pavimento, y sé que vos queres escuchar las mismas endulzantes palabras. Tengo la diabetes en la genética, no seas difícil.

7 de noviembre de 2014

Estopa - Ojitos rojos.

Canto como ladran los perros
ladro como cantan los hombres
vivo como el protagonista de un entierro
y muero en la boda de un espermatozoide.

4 de noviembre de 2014

"He pensado en ella riendo con otro, nunca lo había soportado, hoy si. Me negaba a que pudiera ser feliz si no era yo el culpable, me torturaba que tuviera un orgasmo lejos de mi nombre, me mataba imaginar que alguien le hacía cosquillas en sus diminutos pies y su risa perforaba otra garganta. He sido incapaz de colocar sus tetas en otras manos, su culo en otra cama, su coño en otra boca. De sostener sus labios en otros besos, sus ojos en otros ojos, su pelo en otro espejo.Siempre he acabado con una tristeza incapaz de camuflar cuando me ha dado por idear su vida, en otra vida.
Ni siquiera he hecho preguntas, ni a tu madre, ni a tus primos, ni al felpudo de tu casa. Cualquier respuesta iba a dolerme. He optado por la ignorancia absoluta. Por esa fantasía absurda de la esperanza. Por ese abismo profundo del por si acaso.
Te he imaginado llorando, perdiendo trenes y trabajos, buscando mi nombre en el bolsillo de tu chaqueta, mis manos en la oscuridad de tu habitación, mi voz en el silencio de tu lengua.
No he podido nunca en esta memoria mía verte sonreír. Porque tu sonrisa multiplicaba mi fracaso. Porque nunca he podido desearle lo mejor a alguien, que a su vez me estaba quitando lo mejor de la mía.
Hoy si. Hoy te imaginado sonriendo, en otra cama, en otra boca, en otra vida. Y esto no significa que te haya dejado de querer, eso pasó hace mucho tiempo. Hoy simplemente ya no te odio y supongo que es ahora, cuando empieza el olvido."

Te amo y te odio, Ernesto Perez Vallejo.