- Arde tu corazón donde el espanto hiela -

__________________________________________________

21 de agosto de 2014

De tu silueta sólo veo tus espaldas. El cabello escaso que te cubre la nuca, y que por momentos tus dedos acarician quizá por manía o por picazón. Afortunadamente, hay momentos en los que giras el rostro y veo una pincelada de tu perfil, y momentos en las que sólo puedo imaginar tu rostro más allá de la mata de cabello. El color de tu camiseta no encaja con tus cejas, pero las arrugas en tus manos que sostienen una lapicera que tus dientes muerden quita todo análisis negativo. Te tornas cotidianidad, vagos deseos que se olvidan hasta que llega la mañana y re-aparecen. No sé por qué fijo la atención en este ente, que después de todo, no me interesa tanto.

Te extraño, creo. Y ningún otro individuo produce nada en comparación a eso.

20 de agosto de 2014

Calíope.

Los problemas del escritor no reconocido es que, o bien habla de su naturaleza cotidiana e individualista, o es excesivamente general y nadie se identifica con él. Peco de ambas cosas en momentos diferentes. Aún peor, el escritor que cree que su fuente de inspiración está en el exterior, cuando los objetos externos son sólo los factores que movilizan ese motor en el interior que crea ideas o frases en la cabeza al que, para simplificar, llamamos donde la inspiración. 
Nunca te dije que eras mi musa, me jacté de tener otra Calíope rondando en mi pasado. Erré en la declaración, además de caer en cuenta de que la inspiración no lo es todo, y que prefiero tenerte en mi piel y hueso antes que en lo abstracto de mi mente.
Debería agradecerte, o quizá juzgarte, por expandirte en mi, por ir conquistando todo a tu paso, por ganarte cada canal de sangre hasta mi corazón. 

Follow me down - The Pretty Reckless.

Since I met you I've been crazy 
Since I've been with you I've been lost 
You make everything see hazy 
Love comes with such a cost 

Have I lost my mind? 
Have I lost my mind? 
Have I lost my mind? 

Follow me down to the river 
Drink while the water is clean 
Follow me down to the river tonight 
I'll be down here on my knees 

Poltergeist.

La cruel verdad es que el fantasma que te asustó una vez dejará su huella en tu serenidad para toda la vida. Una vez que has sido superado, creerás que todos te podrán superar. Miedos volviéndose realidad, espíritus materializándose. Quizá sea mejor en todo, en particular en ello en lo que resulta similar. Lo triste es agradecerle a la distancia su existencia, porque crees que es lo único que consigue que seas vos y no ella. No, no tiene por qué ser así, pero ese tipo de poltergeist (estilo Peeves, en particular por lo irritante), no te dejará en paz hasta dar en el clavo.
El salvavidas de considerarte peculiar, especial, como te definieron una vez, se destrozó. ¿Qué beneficio hay en una ventaja que ha sido alcanzada por otra persona? "Sos muy segura". Y toda la muralla de Berlín haciéndose añicos por un puto nombre.

13 de agosto de 2014

Genevieve Accolti, fragmento.

Quizá Genevieve había sido engendrada en un sueño, o al menos eso aparentaba siempre que se mantuviera en silencio. La piel tersa y delicada, los enormes ojos verde musgo que podían atravesar cualquier cosa con una mirada, unas pestañas capaces de alcanzar el cielo, las mejillas despiertas y rara vez sonrojadas - nada conseguía sonrojar a Genevieve - y un oscuro cabello que daba gruesos giros mientras caía tras su espalda. A pesar de ser exóticamente bella, lo que más atraía de la joven era su boca. Nadie, en su sano juicio, podía pasar por alto ese par de rojizos labios carnosos. A veces, los fruncía ligeramente para demostrar superioridad, otras veces los entreabría para dejar ver una blanca sonrisa - posiblemente falsa - y otras, en cambio, alzaba sólo una comisura de la boca, y con ese sencillo gesto sus libidinosas intenciones ya estaban a la vista.
Era un enigma el que con tanta belleza pseudo angelical, una palabra escapándose de sus labios te enviara directamente a arder en el infierno más furioso. Su hablar era signo de horror, fuera lo fuera que sus cuerdas vocales expresaran, caminaría perpendicularmente a cualquier pensamiento comunal. Su voz sonaba a herejía, a rebelión, y a sexo. Al menos, la mayoría de las veces.
 - No comprendo la estupidez de la valentía, y aún menos la tendencia global a jactarse del coraje como si fuera la mayor virtud. ¿Qué sucede con los soldados inexpertos que perecen en la guerra, con los que deciden enfrentar a delincuentes armados, incluso con los perros callejeros que, creyéndose ágiles, cruzan la calle y mueren a causa de un choque?
Todos alaban su bravura o se compadecen de su infortunio. Já, detestable humanidad conformista. Afortunadamente, yo no me detengo en esos comentarios facilistas. ¿Acaso la objetividad se ha perdido? Nadie los critica sólo por respetar los "desagradables finales". Más facilismo, más condescendencia surrealista. La valentía es una mierda. La astucia siempre tendrá mayores beneficios, todo astuto busca oportunidades y las encuentra; y oportunista, es mi segundo nombre. -