- Arde tu corazón donde el espanto hiela -

__________________________________________________

12 de octubre de 2013

Únic@

Serías el único por el que cambiaría. El único por el que no me importaría lo que la gente diga. El único que me saque los suspiros que nadie puede sacarme. El único que mueva el mundo con el cabello corto. El único que haga que mi cabeza se abra al mundo, y que el mundo se abra a mi. El único con el que podría hablar horas y horas, y no me cansaría, y no me dormiría. El único con el que la intimidad sería cotidiana. El único al que diría único en vez de única, sólo porque serías y no sos.

9 de octubre de 2013

Balas.

Balazos. Uno tras otro se fugan del objeto de fuego. Uno ingresa en tu mente, descompone tu sistema neuronal. Otro cruza tu boca, te quita el habla. El tercero y el cuarto balazo se encastran en los músculos de tus piernas, caes al piso sin poder caminar. Cada disparo, una puerta cerrada, cada disparo, una idea que se ha hecho añicos, y no se pueden recoger los pedazos. Soy, sos el blanco perfecto. El pato que servirá de prueba para ver qué tan bien funciona la escopeta. Te arrastras pidiendo socorro en silencio, pero nadie ayuda. ¿Qué se siente gritar sin ser oído? ¿La presión te mantiene arrojado sobre el piso o ya has perdido la compostura? Llorando, gimiendo, un conejito de indias atacado. ¿Qué puedes hacer si el grupo de cazadores te ha tomado como su única víctima? Los disparos no han cesado, si te mueves un centímetro te perforaran, dañarán cada estímulo que te mantenga con vida. Despliega tus alas, hazlas de acero, y con ellas cúbrete. Protégete y corre, son sólo balas. ¿Qué pueden hacerle a tu ideología?

Pecado.

¿Cómo es posible que una palabra que desencadene tanto placer conlleve con ella tanta oscuridad? Sólo decirla, sólo exhalar letra por letra paladeando sobre la lengua el sabor hace que un estremecimiento me recorra la espalda: pecado. Pecado de morir, pecado de vivir. Pecado el sexo desnudo sobre el sexo desnudo, pecado de mi vicio. Pecador vos, pecador aquel que peca y se esconde. Pecador el que relata a los vientos que ha pecado. Pecador que llega al climax sólo pecando, y que se vuelve multiorgásmico repitiendo la misma palabra una y otra vez en su mente nublada: pecado, pecado, pecado. ¿Quién no ha pecado? ¿Quién no lo ha disfrutado? Pecado es la palabra favorita del demonio, el pecado es un elemento más dentro de la sangre de los infieles. Pecado tu voz y pecado mis piernas que tiemblan. Pecaminoso tu olor que me inunda, tu piel cálida que llena de vapor el aire. Pecador quien grita obnubilado, extasiado. Pecador quien aprieta los labios, sofocando. ¿Cómo puede ser mal vista la palabra pecado? Pecado de mi mente que atrapa sueños ajenos, pecadores mis dedos que vibran. Pecadora tu mirada en mi boca y tu lengua curiosa. Pecado de mi, de vos. Somos un pecado en carne y hueso, carne que se derrite y hueso que se evapora. Pecado que desaparece y renace. Pecado salvaje, rudo. Pecado inmortal.