- Arde tu corazón donde el espanto hiela -

__________________________________________________

31 de agosto de 2012

Siempre en mi alma.

Todavía hay veces que te extraño, veces en las que decir tu nombre me raspa la garganta. Todavía hay veces en las que pienso cuánto me arrepiento, en las que me pregunto si las cosas podrían haber sido diferentes. Todavía sigo esperando tu llamada a cada hora, sigo esperando que abras los párpados tras cada siesta. Pero tu siesta fue eterna aquella noche del 13 de marzo, y no vas a volver a despertar. Odio sentirme hipócrita al respecto, pensar que en su determinado momento fue todo tan confuso, me resultaba difícil definir lo que sentía hacia vos, pero ahora lo tengo muy en claro y creo que, raramente, jamás te lo puso en duda. Te quiero. Y te voy a querer siempre, porque vas a estar siempre en mi corazón y en mi mente, en mis lágrimas y en mis sonrisas. Tengo un tercer angelito ahora que me cuida desde arriba y me aconseja seguir, que me da fuerza y guía mis pasos. Los siento conmigo aunque no estén, los siento en el alma. Nunca van a ser arrancados de ahí.

El dolor que me inspira...

...Y la felicidad que sólo ocupa tiempo.

21 de agosto de 2012

Monólogo de identidad.

Cada individuo conoce de antemano sus defectos y virtudes, sus características, sus preferencias, sus gustos y disgustos. ¿Cuántos de esos individuos conoces que hagan un relato sobre eso? Probablemente sean pocos, y formaré parte de esa minoría.