- Arde tu corazón donde el espanto hiela -

__________________________________________________

30 de septiembre de 2011

Pelotuda.

Y seguís siendo la misma pelotuda. Obvio que lo seguís siendo, si vos no vas a cambiar nunca. Si no es uno, es otro, si no sos una cosa, sos otra. ¿Tan idiota tenías que ser? Tenes una persona herida por TU culpa en frente tuyo, y ni te das cuenta, no haces nada, te rascas el hoyo a cuatro manos. ¿Qué onda? ¿Me parece a mi o te esta chupando todo tres pitos? Te estás pareciendo a eso que tanto odias. A eso que tanto mierda te hizo y te sigue haciendo, ¿y encima tenes la cara tan rota como para hacérselo a otra persona? A vos no te alcanza con darte la cabeza contra la pared, o que alguien venga y te la pegue. No, para nada. Vos te tenes que dar la cabeza contra la pared, te tiene que atropellar un auto y te tienen que tirar de un avión. Pelotuda.

Lastimas gente que querés, te quedas sin esa gente que queres. Mierda en la cabeza, mierda. Y lo peor es que sos tan putamente colgada que no te das cuenta de nada. DE NADA. Es como si no importaran, pero vos sabes que te importan, y te importan mucho porque fueron y son importantes. Porque ella fue importante, estuvo cuando los demás no estaban, ¿y así le pagas? Un par de electroshocks por casa, a ver si reaccionamos, si es que no es tarde.

27 de septiembre de 2011

Fallido.

Intento número 9.584.161 de recostarse sobre un sitio incómodo, en una posición incómoda, con ambiente incómodo, con la única meta de no caer finalmente a los brazos de Morfeo ante la molestia producida por la irritación de la ubicación:

FAIL.

24 de septiembre de 2011

James & Sirius.

 "Se pone a sí mismo límites. Sirius Black. Límites. Los dos no deberían existir juntos en una misma dimensión."






Practicas de Quidditch,
Fanfiction.net

"Remus no hace más que pensar que las insinuaciones, las verdades en broma y el jugar con fuego hacen de la amistad entre James y Sirius algo único. Siempre están al borde de hacer algo de lo que luego se arrepentirían, algo que arruine su amistad, algo que implique una situación incómoda. Es por eso que sólo bromean, jugando con fuego, ignorando que están a punto de quemarse, de consumirse completamente en una historia que no tiene principio ni fin."

Todos saben qué le pasa al que juega con fuego
Fanfiction.net



22 de septiembre de 2011

¿Qué está mal en hablar y hablar?

Decilo, deci que ver la fecha que se ha cumplido te hace mierda. Decilo nomás, ¿qué tiene de malo ser totalmente sincera si, el esconder jamás te trajo nada bueno?

19 de septiembre de 2011

Sadness

Períodos de tiempo en los que necesitas estar triste para largar toda la mierda acumulada. ¿Mejor remedio? Películas tristes de amor o de familia, un buen pedazo de arrollado de mousse, facturas, o popcorn, y una habitación solitaria en el fondo de tu casa. Dale, sabes que como eso no hay. Fundite en tu tristeza hasta hartarte del todo, sólo entonces pon en práctica la frase de "Todo sucede en Elizabethtown": "Tomate 5 minutos para hundirte en tu propia miseria: conocela, abrazala, descartala y sigue". 

16 de septiembre de 2011

Peor enemigo, peor pesadilla.

No es furia contra los demás, en lo absoluto, aunque a veces rebote en ellos. Es furia contra mí misma por ser lo suficientemente idiota como para no controlar lo que me rodea. ¿Cuándo vas a aprender? Ni siquiera ordenándote a ti misma, escribiendo todo en una hoja, puedes resolverlo. ¿Qué cosa tienes en la cabeza? ¿Qué te impide hacer algo tan simple como ponerle un sentido a tu vida? Tú, sólo tú y tu desquiciada cabeza. Uno mismo es su peor enemigo, su peor pesadilla.

12 de septiembre de 2011

8 de septiembre de 2011

Nadie herirá mi orgullo -

Es humillante; saber que él sabe, algo que tú sabes a la perfección y que no deberías saber en lo absoluto. Ese sentimiento de fuerzas de atracción denotando la presión en el aire, tensa, a punto de ser cortada por una tijera como si de un hilo se tratase. Él lo sabe, te lo ha dicho como si hablasen del clima, de un deporte, o del mismo trayecto de una hormiga sobre el suelo. Pero no, lo ha dicho de forma diferente. Presumiendo, con aquella sonrisa de engreído y esa mirada fija en ti esperando que no puedas negarlo. Y lo consigue, ¿qué esperas? No puedes negárselo - no estas hecha para mentir, jamás lo estarás - pero tu orgullo del tamaño de un big combo te prohíbe decirle la verdad. Te atrae, y él te ha dicho que lo ha notado en tus gestos, en tu sonrisita. Por supuesto, alguien se lo ha dicho, y logras sonsacárselo también. ¿Para qué entrar en detalles? La mentira es su profesión. Las excusas su hobbie. Te deja en claro que él contrarresta tu sentimiento, te humilla. Te posesiona patética frente a la soledad formada por ustedes dos. Pides a la tierra que te trague, quieres huir de allí porque permaneciendo no logras nada. Más no quieres irte tampoco. Todavía el furor en tu garganta quema como llamas, y no hay peor cólera que la que no puedes expresar. Quieres molerlo a golpes, a puñetazos he dicho. Y se lo demuestras, formas un puño torpe e intentas relajarte. Él sólo se ríe, continuando con aquella lógica de disminuir tu dignidad hasta pisotearla. No deberías dejarlo, ¿por qué no hinchar el pecho y mostrar que vales la pena, que nadie puede jugar contigo ya que tú no juegas con nadie? Aclarar, sí, siento ansias por aclarar todo, ¿para qué? Para quedar como la idiota que sigue pensando en ello. Oh no, que se pudra en su propio arrepentimiento más tarde, porque yo no iré tras él con propuestas indebidas como otras, yo no soy así. Probablemente se me escape una que otra sonrisa, serán difíciles de evitar. Pero ante todo, la dignidad, que no es lo mismo que el orgullo. Y a mi dignidad - ni a mi orgullo tampoco - nadie los hiere.

5 de septiembre de 2011

Tears

Las lágrimas no están directamente conectados con la infelicidad, como muchos otros creen. Al contrario, están relacionados directamente con la dicha. Cada lágrima es una pérdida de alegría, para ser más exactos. Cada lágrima elimina de nuestro interior un poco de felicidad, la derrocha, la esfuma. Cada vez que estamos apenados, tristes, envueltos en nuestra propia miseria, nuestra propia alma busca la alegría, los momentos de bienestar, y simplemente los olvida, los pierde, así podemos hundirnos más en nuestra desgracia, extraviando la posibilidad de regocijarnos en nuestra verdadera vida y no en puros dramas.

Cada lágrima es una pérdida de felicidad. Entonces se preguntaran cómo es posible llorar si estamos felices. Sencillo. No lloramos siempre que sonreímos sinceramente, que una risa demuestra lo contentos que estamos. En lo absoluto. Lloramos cuando la emoción es excesiva, cuando no cabe tanta fortuna en nuestro interior como para expresarla. Entonces lloramos. Lloramos porque la alegría es cuantiosa, es demasiada, y debe salir al exterior como algo más que una simple sonrisa o una carcajada desternillante. Lloramos porque nadie nos va a quitar esa bonanzas de las manos, se guardará en nuestra memoria incluso aunque estemos deprimidos y las lágrimas quieran llevarse todo, pues las lágrimas no están directamente conectados con la felicidad, como muchos otros creen...


2 de septiembre de 2011