- Arde tu corazón donde el espanto hiela -

__________________________________________________

28 de octubre de 2010

¿Por qué a mi?

   A veces uno quiere gritar, quiere dejar la almohada de lado y desgarrar el cielo con alaridos, aprisionados en el pecho, guardados en el corazón, sofocados en la garganta, y resonantes en la mente. A veces, solamente a veces, uno quiere cerrar el puño de dedos frágiles y golpear, magullar, destrozar, todo lo que está al alcance de su vista.
   A veces uno pregunta: ¿por qué a mi? ¿Qué hice para merecer esto? ¿Cuánto falta para que se termine todo? Son preguntas que no sabemos responder, aunque, probablemente, si buscamos el suficiente tiempo y con la perseverante voluntad, encontraremos las respuestas. 
   Claro que todos se niegan, no quieren saber cuál es la solución. No quieren conocer ese cambio, esa transformación, que daría vuelta sus vidas. Como Coelho citaba en El Zahir:
   "¿Cómo podían saber si les apetecía o no si nunca lo habían intentado? Pero era inútil preguntar: en verdad, tenían miedo de cualquier cambio que viniese a sacudir el mundo al que estaban acostumbradas.".

Únicos ejemplos válidos.

    ¿Será realmente fácil? Digo, después de todo... es sólo un poco de confianza en sí mismo. Dejar atrás las críticas personales, la auto-insuficiencia. Pero podría jurar que soy así desde que tengo recuerdos. ¿Humilde? No, esa nunca fue ni será la palabra. ¿Víctima? Tal vez un poco, no vamos a negarlo. ¿Exagerada? Si, di en uno de los puntos. Aún así es algo más profundo, es tan personal que ni siquiera yo quiero hablar al respecto. Es extraño, curioso. Jamás había tenido problemas en pedir ayuda, en hablar y hablar de lo que me pasaba. A decir verdad, necesitaba ese oído y esos consejos banales que ya conocía. Ahora, todo es tan distinto. Prefiero callar, y las palabras salen a duras penas de mi garganta.
   Me duele, y sigue siendo tan curioso.
   Probablemente me deba un par de explicaciones - un par de pares -, pero brillan por su ausencia. No tengo justificaciones para este genio malhumorado y angustiado. Bueno, si, si las tengo. Quizás. ¿Son realmente explicaciones para mi alargado rostro y mi ausente y vacua expresión? No lo sé, hoy siento que no sé nada.

   Podría iniciar diciendo: "Todo comenzó un mediodía frío y ventoso del mes de octubre", pero no daría ese toque especial que yo brindaría a un texto. Claro que no. Puedo inventar algo más creativo que un típico cuento de terror infantil. Aún así, siento que no será todo dicho de sopetón, de una, detalladamente a raja tabla. Jamás hice las cosas así. Lenta, poco sintetizadora, complicada, sensible, pisciana. Tatiana.

   Y es que, ¿por qué a las mejores personas, les pasa lo mejor? Es una cuestión que me haré toda la vida. Dos personas amables, leales, empedernidas, dos personas que darían la vida por los hijos, y que viven de ellos mismos, de su propia y particular existencia. Dos personas admirables, dignas, y tercas. Hermosos, talentosos. Con los mejores consejos, y los mejores oídos y hombros para llorar. Los mejores brazos para retenerte, y las mejores voces para mandarte bien a la mierda si te lo mereces.
   Si, es a ellos a quienes les viene a pasar algo malo. ¿Dónde, justicia? ¿Dónde estas?
   Cada uno con su vida pasada, y presente. Soportándola, poniendo cuerpo y alma contra las malas vibras. ¿Cuántos años ya? Mierda, no puedo decirlo. Es que, ni siquiera yo lo tengo en claro. Pero aquí están, intentando sonreír ampliamente a la vida, y no regodeándose de lo desafortunada que es su vida, y de lo bueno que sería dejarla morir, desfallecer. Por propia voluntad.
   No. Porque ellos saben que su vida es estupenda, con complicaciones, con piedras del camino, con tormentas, con abismos. Hay gente que ama, gente que se preocupa. Y cuando es así, cuando sientes el calor del amor. Ya sabes, entonces, que debes ser feliz. La ley de la vida, o algo así.
   Hay gente que la rompe, como siempre. Las reglas, están hechas para romperse, y, de todas formas, siempre hay excepciones a las normas. Como siempre, señorita poca-síntesis se ha ido por las ramas.
  
   He de admirarlos, de decir que son dos ejemplos a seguir. y a llevarme conmigo a la tumba nocturna el deber de terminar aquí esta entrada. Ya es tarde, y a decir verdad me quedé sin palabras. Hay cosas que no pueden escribirse, aunque yo intente, e intente.

24 de octubre de 2010

~

He pasado tiempo sonriéndole a mi reflejo, ahora él me sonríe a mi.

Lo que no mata, fortalece. Por Tatiana Espósito.

 No todo fue como esperaba, que mente tan ingenua. Tú y yo eramos distintos, una parte de mi lo sabía. Tenias tus metas, y yo mis sueños, lo notaba. Tú, simplemente, no me amabas, y ahora lo entiendo.
   ¿Cómo le explicas al corazón que, el sentimiento que una vez te sostuvo en un suelo firme, resistente, amarrado con cintas y sogas a montón con la única intención de protegerte, ahora se convirtió en un hilo pendiendo de un rascacielos enorme, amenazado por una bizarra y quimérica imitación de King Kong, sobre una enorme plataforma de clavos gigantes, y rodeado de avionetas de guerra con misiles ilimitados?
   Es difícil, ¿cierto?
   Tal vez suene cómico, burlesco, hasta irónico. Más es la pura verdad, simple, y sin veleidad alguna. Podría atreverme a decir, si los ajenos no me callan, que estoy hablando con la más cruda y despiadada sinceridad. 
   ¿Qué el amor no existe? ¿Qué no sirve? ¿Qué sólo es una mentira en que el inconsciente y el conciente trabajan juntos para despedazar el alma humana?
   Que poéticas suenan esas palabras, pero cuanta calumnia inútil hay en ellas.
   Fracasé, como en muchas otras cosas. Pero el camino se mantiene despejado, no hay lluvia, ni viento que lo borre. Esas son las únicas indicaciones que se necesitan para seguir. Ahora, soy yo quien tiene el objetivo, y es salir de este aljibe sin agua, de fantasmas sofocados, y cabelleras de color carbón. 
   ¿Alguna duda de que puedo hacerlo? Por favor. Si aún sobrevivo con mis magulladuras sentimentales a carne viva, palpitando, sangrando y quemándose bajo una llama invisible, ¿por qué no podría entonces, si es que mi fuerza me acompaña, escalar unos ladrillos de seco, duro y rocoso material, donde el moho abunda, y la soledad domina, ahogándome?
   Yo sé que puedo ahuyentar a los lobos de la manada, aunque no te tenga conmigo para hacerlo. Tu partida, tu dulce y lastimera partida. ¿Era necesario? Dime si yo, que tanto te amé, no merecía un segundo más de tu compañía. Pero, ¿para qué pensar en mi? Si el que ya no ama, el que ya no sufre, eres tú. No te sentencio a nada, sólo a sentir la culpa que economizas vagamente de saber que, en esta tierra labrada, una mujer de corazón sensible y experiencias pocas, vive de su agonía vigente cargando consigo noches en vela, por un y detestable motivo. Tu existencia.
    Mentiste, fingiste. Jugaste a amar, como si fuera simplemente actuación. Amaste, tentaste, obsesionaste. Y ahora dejas, dejas intacta una cámara de vídeo biológica y sin más memoria, con todos los recuerdos vividos grabados en esta, fiel y vehementemente.
   ¿Que si espero algo de ti antes de viajar? Tengo ideas en mente, más ninguna es alentadora.
   Probablemente te vayas, sin decir adiós, sin decir hola. Probablemente te deje hacerlo. ¿Cuál sería la diferencia? Nada cambiaría tu partida en absoluto.
   Niega que digo la verdad, y entonces te juzgaré de traidor, de carencia de crédito a tus propias palabras. Pero a usar - de buena honra -, la digna verdad, sé que no me amas, no me amarás, y nunca me amaste. Y eso es lo que me funde, lo que mata de a poco, como veneno verde opaco en las venas de sangre roja, pura y delicada. Lo que no mata, fortalece, decía Gardel. Ahora comprendo porque mi cuerpo se debilita segundo a segundo, y mis piernas desfallecen.
Tatiana Espósito
(24/10/2010 02:47 a.m)

21 de octubre de 2010

Primer escrito del concurso. Mi soberana, por Daniela Marioni.

Miro hacia la ventana, ¿está lloviendo otra vez?, ¿por qué hace tanto frío?, ¿a dónde te has ido, bella luna?
¿Qué? ¿Qué es lo que murmuran las nubes? ¿Qué la luna se escondió detrás de las nubes a llorar?
    - Déjame sola – me dijo la luna.
    - Háblame princesa de la noche, reina del reflejo lumínico, háblame que yo te escucharé.
    - Me han cercado, no puedo escapar de las nubes – sollozó la princesa.
Me alejé horrorizado, la luna se rendía, su brillo no era el mismo, su luz estaba muriendo lentamente, las nubes rebeldes le arrebatan el esplendor, cada trueno es un alarido de dolor de mi soberana. “Al que madruga, Dios lo ayuda”. Al demonio con el sol, quiero ver a mi luna brillar, mi luna, mi luna, mía.
Mírame, mírame de una vez, mis ojos buscan tu reflejo en el agua del arroyo que puedo ver desde acá. Necesito de esa agua brillante para vivir.
    No me abandones, ¿a quién veré en las noches desde mi ventana?, ¿quién iluminará mis pensamientos oscuros? Ven a mí, te lo suplico.
    No me mires así,  no debes llorar, aleja esas nubes y mírame fijamente, como siempre lo has hecho. Hoy más que nunca necesito de tu luz princesa mía. Ilumina el sendero que debo transitar para llegar a ti.
    Culparé a las nubes el resto de mi existencia, porque tú solo debes brillar, allá en lo lejano y desconocido del paraíso en la tierra.
    Dibuja un camino seguro para mis débiles pies, que se oigan mis pasos y sabrás que estoy cerca de ti, bella soberana de la noche.
    Anda y dame la bienvenida, impregna tus rayos de luz en mí, en la Tierra los necesitamos desde que te fuiste, cuando el tiempo de luna nueva llega.
    Luna, mi soberana, háblame. Dame señales de que me recuerdas, de que volverás a aparecer, márcame cada estrella que debo perseguir para verte otra vez.
    Me entrego a ti, y al frío de la noche solo para que me percibas, para poder yo percibirte con mis cinco sentidos. Llévame contigo, conviérteme en una estrella brillante para reinar contigo en lo infinito.
    ¡No! ¡Espera! No te vayas por favor, ¡no, no se la lleven! Devuélvanme mi luna… Nubes, tráiganla, la necesito. Conmigo. Devuélvanmela por favor.
    Mi vida depende, depende de su fuerza de atracción. Llévense mi vida con ella, viles nubes, llévensela, no la necesito. Ella ya no está, ¿por quién viviré mi vida entonces?
    La luna me está llevando a mi perdición, este es un amor peligroso, terminará matándome, debo olvidarla. Debo dejar de verla, no debe volver a salir, mi reina me obsesiona.
    Con ella nada es real, nada me importa, nada me perturba. Solo existe ella, soy como un poético Romeo profundamente enamorado de su hermosa Julieta. No importa lo que ellos digan de nosotros, yo estoy cegado de amor por ella, al igual que el enamorado de la niña Capuleto. Moriré y ella también lo hará, por mi culpa y la de todos lo hará, ella sabe que creo en el fin del mundo.
    Voy a su balcón cada noche, mi nombre es Romeo, la espero, para besar sus rayos, las manos de mi preciosa niña, de mi bellísima Julieta.
    Le recitaré mi poema favorito, admiraré sus cráteres, exploraré su lado oscuro, haré que olvide su pasado, me hará olvidar el mío. Acabo de nacer, y solo vivo para ella. Por ella es que hoy estoy aquí, escribiendo como un tonto, volviéndome loco a cada segundo, a cada letra que mi mano escribe.
    Oh no. He enloquecido, veo los fantasmas, asesinaré a mi reina por influencia de un espíritu, ¿complejos con Shakespeare? Supongo que sí.
    Relatos de mis tragedias, el inglés las escribió justo para mí, atorméntame Macbeth y busca la ayuda de Hamlet, quien traerá consigo a Otelo, atorméntenme, pero no se lleven lejos a mí querida Julieta, pálida, bella y radiante princesa.
    Mi cabeza duele, el chaleco de fuerza me aprisiona, pero me liberaré. El espíritu ha vuelto, luna, sálvame, ¡sálvame, por favor! Julieta, si supieras cuanto te necesito. Vuelve, no te escondas.
    Aquí me tratan como a un enfermo, ¿y qué tal si lo soy? ¿Lo soy? Luna, contéstame. Esquizofrenia, obsesiones, paranoias, ¿eso es lo que soy? Dímelo, ¿lo soy?, ¿ese manojo de trastornos representa lo que soy?
    Y al final, todo cambiará, saldré de este lugar y subiré al monte más alto para tocarla, para alcanzar su balcón donde se asomará a acompañarme en medio de la oscuridad, mientras beso su precioso y brillante rostro.
    - Ángel, el doctor te espera – anunció la dulce voz de mujer que solía salvarme y evitarme el clásico monologo del loco perdido.
    - Si… Ya voy. – ¿esa es mi voz?, ¿y mi voz dramática?, ¿no era mi voz la que escuchaba?, escenas mudas, mi luna jamás oyó mis poemas…
    ¡Dios, la he engañado! Aparece voz, aparece de una maldita vez… No, esperen, ¡quiero llevar mi ventana conmigo! ¡No quiero ir con ese loco.
    Luna, espérame, ya regreso, ¿sí?
    - Cariñito, ¡apresúrate! El doctor espera.
    - No puedo ir más rápido, Sara – contesté fastidiado, con esa voz irreconocible, lo que quedaba del prodigioso actor que alguna vez fui. Aquel intérprete que mi preciosa luna pudo conocer cuando yo no la conocía, actor que todavía no ha abandonado mi alma y jamás lo hará porque ella así lo quiere.
    Sigue ahí, como una escena de Shakespeare, que perdurará en el cruel tiempo. Escena que mi bella soberana contemplará, con su mirada, tan enamorada de mí, con su vestido de princesa.
    Odio con mi vida a este viejo al que debo hablarle solo cuando me siento totalmente sereno, no me deja disfrutar de mi tranquilidad mental, no puedo pensar en mi soberana que en su balcón me espera.
    - Cariño, ¿estás listo? – preguntó al salir del consultorio, esta vez sin mi poco decorativo chaleco.
    - Si Sara – contesté fríamente, ante ella me avergonzaba actuar. Sus manos del color del ébano tomaron mis hombros y me condujeron a mi cuarto.
    Y allí estaba ella, lista para brincar a mis brazos, deseando no separarse de mí ni por un instante.
    - Oh mi querida, cuanto te extrañé mi bella soberana, vienes a unirte a mí de una vez, ¡enhorabuena!
    - Tranquilo Romeo – dijo Sara mientras se iba.
    ¿Romeo?, ¿quién es Romeo?, ¿qué ocurre?, ¿por qué no veo más a mi luna?, esperen, ¿quién es ella?
    No, ¡suéltenme! ¿Qué hacen? ¡Déjenme! No…

Daniela Marioni.
(14/10/10)

12 de octubre de 2010

   Es como si ellos sintieran tu intensa sensación, como si pudiesen oler el aroma a sangre apasionada, aún encarcelada bajo tu piel. ~

8 de octubre de 2010

El amor, es amor. Y no debe de meterse a los sexos en el medio.

Antes que nada, ésta no es mi opinión, sino que es un texto encontrado en otro blog y con el cual no tengo ninguna coincidencia. Abajo daré más información, ahora lean y recapaciten, por favor. 

--

1) Ser gay no es natural.
Y los verdaderos Americanos rechazan cosas contra-natura como las gafas, el poliester, el aire acondicionado, tatuajes, piercings y los pechos de silicona... Hombre, si todos somos taaaan naturales.
Además, tendremos que ver de qué manera les explicamos a los pingüinos, leones y demás animales que también practican el sexo gay y que son parte de la Naturaleza, que eso NO es natural... tsk.

Opinión personal de eternalsouul: Como Paulo Coelho cita en su libro "El Zahir", la gente suele a temerle a lo nuevo, a lo extraño. A aquello que pueda modificar el mundo en que viven cotidianamente. Pero, ¿significa eso que el cambio es malo? ¿O indebido? Tal vez no sea lo más normal del planeta, pero si se trata de confusión en las hormonas, ¿por qué no ha de ser algo natural?


2) El matrimonio Gay da ánimos a la gente para que se hagan gays.
De la misma forma que si vas con gente que gusta del helado de chocolate, te hará adicto a ti también al helado de chocolate (eso si eres de los que creen que ser gay es una "Opción"). Claro, como los gustos se pegan nada más de verlos.
Pero, si como yo, crees que ser gay no es una opción sino algo con lo que se nace, entonces valdría esta comparación: Ver o andar con gente alta, te volverá tan alta como ellos. Porque también las características naturales se pegan, ¿que no?
Opinión personal de eternalsouul: He aquí otra tontería. Eso de ser como otras personas, o actuar como ellas va en la personalidad de cada uno. O acaso la gente sadomasoquista va de aquí para allá convirtiendo a otras personas en sadomasoquista? Si una persona se tira al río, ¿sólo por eso va a ir otro a tirarse tras él? Esto sucedería en casos de que los imitadores de actos no tuviesen personalidad, o unos simples marginados copia ideas.

3) Legalizar el matrimonio Gay abrirá las puertas a todo tipo de comportamiento alocado.
¡Muy cierto! ¡Con semejantes ejemplos, la gente se volverá loca! Podría llegar a querer casarse con sus mascotas, porque un perro tiene una situación legal validada y puede firmar un contrato de matrimonio. Las lámparas serán las siguientes. Qué barbaridad.
Opinión personal de eternalsouul: Aún no entiendo como se puede comparar el hecho de casarse con una persona, aunque sea un ser vivo, con el hecho de casarse con un animal, que aunque nosotros deshendamos de ellos, ni siquiera compartimos el habla. Y la ironía, la verdad era mejor que se la guardara, no entiendo la viveza de sus comentarios en un asunto tan serio.

4) El matrimonio Hetero existe desde hace mucho tiempo y no ha sufrido ningún cambio.
De acuerdo a eso, entonces las mujeres aún tendrían que ser consideradas como propiedades de los hombres con los que se casan, los negros no podría casarse con los blancos y el divorcio sería aún ilegal.
Todo cambia, y si cambia, es para mejor.
Opinión personal de eternalsouul: Eso de "y si cambia, es para mejor", ¿significa que la legalización del matrimonio gay no es para mejor? ¿Y quién se pone en la piel de los incomprendidos homosexuales, que desean esto más que muchas otras cosas en la vida? Nadie, exacto. Es como si no importasen sus sentimientos y pensamientos.

5) El matrimonio Hetero tendrá menos sentido si se permitiera el matrimonio Gay.
Claro, claro. ¿Y cómo vamos a permitir que la santidad del matrimonio-por-diversión-que-duró-55-horas de Britney Spears sea destruida? Es impensable.

Opinión personal de eternalsouul: Creo no tener opinión al respecto, simplemente decir que si el matrimonio, sea heteroxual u homosexual, se basa en amor sincero, va a tener más sentido que cualquier otra cosa.
6) Sólo los matrimonios Heteros son válidos porque producen hijos.
En consecuencia, no sólo debería prohibírsele a las parejas gays casarse... ¡Los infértiles, los que no piensan tener hijos y la gente de edad avanzada no deberían poder obtener su licencia de matrimonio! ¡No van a tener hijos! Entonces, su matrimonio no es válido. ¿Cierto?
Como nuestra población no está fuera de control, nuestros orfanatos no están llenos aún y el mundo necesita más niños...

Opinión personal de eternalsouul: No voy a negarlo, y es aquí donde comienzo a aceptar su opinión. Es lo único que acepto, junto con el punto 8). Pero, ¿qué por el hecho de que no tienen hijos no pueden vivir una vida felices? ¿No tienen derecho a amarse y dejar su vida en concreto con un casamiento? ¿Sólo por el hecho de NO poder tener hijos? El mundo se va a acabar de una forma u otra, y no van a ser los homosexuales los que lo terminen a causa de falta de fecundación de su parte. Espero que el hecho de quitarle la licencia de matrimonio a los infértiles, a los que no quieren tener hijos, y a los de mayor edad es una estupidez. Simplemente eso.
7) Evidentemente, padres gays criarán a hijos que serán gays.
Puesto, que, por supuesto, los padres heteros sólo crían a hijos que son heteros (no me explico entonces de dónde salen los gays... seguro llegan del espacio).

Opinión personal de eternalsouul: ¿Qué los padres homosexuales criarán hijos homosexuales? ¿Y los heterosexuales criarán heteroxuales? Vamos, aún no se sabe si es genética, si es por las experiencias durante el desarrollo en la infancia, o por la influencia y relación con los padres. No se sabe, entonces, ¡¿para qué juzgarlos?!
8) El matrimonio Gay no está apoyado por la religión.
En una teocracia como la nuestra, los valores de una religión son impuestos a toda la nación. Por eso sólo hay una única religión en América 

Opinión personal de eternalsouul: A este punto quería llegar yo. De acuerdo, lo admito, no soy creyente. Pero aún así acepto las ideologías religiosas, por más disparatadas que sean. Entonces, ¿por qué lo religiosos no pueden aceptar otros pensamientos? ¿Qué se supone que son, una dictudura militar?
9) Sin unos modelos a seguir femeninos y masculinos en casa, los hijos nunca llegarán a nada.
Es por eso exáctamente por lo que la sociedad prohíbe expresamente que los padres o madres solteras críen sol@s a sus hijos.
Opinión personal de eternalsouul: Esto me supera. ¿Qué acaso no existen niños huerfanos, e hijos que tienen padres muertos, o desaparecidos, y aún así se crían de una manera razonable? Sé, y lo reconozco, que mientras más problemas familiares tenga el niño, más complicada es su vida en sí, pero como si no fuese posible darles una buena educación y una buena vida igual. Hay tantos niños que sólo necesitan cariño y alguien que los protega ¿y se ponen a pensar en si será "gay" o no? Já, que tontería.

10) El matrimonio Gay cambiará los cimientos de nuestra sociedad y nunca podríamos adaptarnos a unas nuevas normas sociales.
Justo como no nos hemos adaptado a que haya coches, al sector servicios de la economía o a que haya una mayor esperanza de vida.
No, que va. El matrimonio gay es el fin del mundo. Como hace taaaaanto daño a los demás que alguien quiera unirse a otro alguien...

Opinión personal de eternalsouul: ¿El matrimonio gay es el fin del mundo? Espero que sea sarcasmo, porque de no ser así agradezco no haber entablado conversación con la propietaria de estas ideas.


Gracias por su lectura, y me veo obligada a decir que a quien le agrade o no mis pensamientos, tienen todo el derecho a cuestionar. Pero, claramente, nada de violencia. Lamento si alguna de mis ideas hirió sus ideales, no puedo quedarme callada en este asunto.
Este texto fue sacado de http://perlita.jimdo.com, a quien agradezco por la información (:. Y yo sí pienso como vos:
Creo que el amor es el que hace un matrimonio, y no los sexos que sean unidos.

7 de octubre de 2010

Under pressure.

Se trata sólo de soportar un poco más, y de no dejarse caer. La presión crece y crece, fundiéndose con tu sangre. Instalándose de a poco en tu cuerpo. La manecilla del reloj gira y gira, el tiempo no es suficiente, tu cabeza te punza. Sólo quieres desconectarte, caer en estado de vigilia. Reírte, claro, quieres reírte. Pero, admítelo, ahora hay cosas más relevantes. Los muros llenos de suciedad desdeñosa aparecen frente a ti, tal vez recordándote que tienes tareas por hacer. Necesitas una guía, alguien que te mande. Porque eres tan vulnerable, tan complicadamente jodida. Déjate caer sólo unos segundos, lo necesitas. Luego, vuelve a levantarte. Es una orden. Levántate, ponte de pie, anímate. Y patea esas piedras del camino con gracia y prolijidad, sin dudas ni quejas. Pasos, rectos y firmes. Pasos orgullosos.

Chippin' around - kick my brains around the floor,

These are the days it never rains but it pours.
[...]
It's the terror of knowing
What this world is about

2 de octubre de 2010