- Arde tu corazón donde el espanto hiela -

__________________________________________________

28 de agosto de 2010

Él la amaba.

Él la amaba; con ese amor incondicional que no conoce los miedos ni los límites; con esa pasión, que significa mucho más que una noche de lujuria, con ese cariño que ya fue olvidado por los hombres, pero que se mantiene en pie por sus proezas. Hazañas llevadas a cabo por ellos, dos personas, dos jóvenes, dos amantes, que dan todo de sí para fundar una urna de amor. Porque él la amaba, y no necesitaba más que el cantarín sonido de su risa para ser feliz, y sentir pleno, intensamente lleno.

26 de agosto de 2010

Témpano.

Venenosa como serpiente, falsa como sonrisa de plástico, las más esbozadas por ella. No le creas, evita sus ojos, posee una mirada azulada capaz de hipnotizarte y controlarte a su antojo. Ignórala, cruza de camino, no es lo recomendable para una vida independiente. Experta en amnesia ajena, te olvida, y te hace olvidar todo excepto una cosa, ella. Te vuelve adicto, como nunca lo has sido a nada. Adicto a su cabello, del mismo color que la luz tambaleándose junto al viento, igual que dos viejos colegas. Adicto a su forma de caminar, tan danzarina, como si bailase sobre la acera, tan esbelta y bella bajo ese vestido de tela fina y clara. Adicto a su piel, aunque no la hayas tocado, sabes que es suave y quimérica, como tocar la suave superficie de una laguna, e igual de fría y helada. Porque ella no sirve para dar calor, es igual que un témpano, física y personalmente. ¿Personalmente? Retiro lo dicho. Nadie la conoce lo suficiente como para saber de ella.
¿Quién es? ¿Cuál es su nombre? ¿Y por qué es tan misteriosa? Será que es un dulce misterio, siempre abriendo las puertas a la incertidumbre y la intriga.

- Inspirado en "Ojos Verdes" y "El rayo de Luna", de Bécquer - 

20 de agosto de 2010

Ojos verdes.



‎- ¿Quién eres ? ¿Cuál es tu patria? ¿En dónde habitas? Yo vengo un día y otro en tu busca, y ni veo el corcel que te trae a estos lugares, ni a los servidores que conducen tu litera. Rompe una vez el misterioso velo en que te envuelves como en una noche, profunda. Yo te amo, noble o villana, seré tuyo, tuyo siempre... -



# Ojos verdes; la cruz del diablo y otras leyendas - Gustavo Adolfo Bécquer.

13 de agosto de 2010

Amor de hermanas, es precioso y sin igual.

Jamás tu mejor amiga, - y es que otro lazo de mucha intensidad te une con ella, pero es uno de sangre - jamás tu compañera de secretos ajenos, - y es que lo suyo fue, es, y será tuyo - jamás aquella con la cual te hubiese gustado compartir la infancia, - y es que te agrade o no, con ella la has vivido - jamás un montón de cosas que desearías, o no, pero definitivamente jamás dejará de ser lo que ya es. Tu hermana menor.
Es cierto, la mayor siempre es la responsable, la madura, la que entrega los consejos, la que es tomada por sabia, y por ejemplo. Pero ella no te toma como un ejemplo común, para ella eres una ídola. SU principal ídola.
Puede sonar estúpido, cursi, sensible, denso, pero es la verdad. Aunque te discuta, y se enfurezca. E insulte sin medir las palabras que la furia arranca de su garganta, no es consciente, no es ingenua, es tonta. Y eso hace que te busque desesperadamente, como un hombro, un oído, una frase con que la orientes. Y hay cientos, cientos de personas que pueden dar en el blanco con ella, que pueden, con una sola palabra, o una broma, o un abrazo, calmar y animar las aguas de su propia personalidad. Pero si le dan a elegir, una de sus primeras respuestas serías tú. Su hermana mayor.
Tal vez se sienta en deuda, y es que muy pocas personas hicieron por ella lo que tú hiciste. Y te ama por eso y por tu dulce y benigna forma de ser. Por estar siempre, y no como en las tarjetas de felicitaciones. Realmente estás siempre. Sabe que puede llegar a casa, y llorar contigo, sabe que puede llamarte o enviarte un texto y que, sin duda o atisbo alguno, se lo contestarás. Sabe, sabe mucho. Pero es tonta.
Es capaz de mucho, aunque no parezca. A veces es cría, y aparenta ser débil. Pero es mucho más valiente y fuerte de lo que crees. Es leal contigo, y espera que lo sepas. Por ti podría mentir, engañar, robar, y no quiere seguir continuando porque las tragedias, los dramas, y las cosas que no pasan y no se espera que pasen no se escriben como literatura. Eso sería una clase de insulto.
Ese pequeño demonio, insoportable, desmedido, charlatán, egoísta, comedido, esa persona que ocupa un pequeño lugar de tu enorme corazón, quiere decirte que te ama. Aunque tal vez no lo demuestre tanto con actos, aunque tal vez se noten las diferencias demasiado, aunque sea tan sensible que al escribir esto llore, aunque apenas tenga catorce años y se la dé de saber lo que es el amor puro - no los de pareja, simplemente amor -, aunque sea una i d i o t a, aunque sea en muchas cosas, tu polo opuesto, quiere agradecerte por ser su hermana. Y a sus progenitores por crearte así, tan perfectamente imperfecta, y tan fácil de querer. Tal vez podrás decir que no eres ningún modelo a seguir, que tienes tus defectos como cualquier otro, y lo comprende, es consciente de ello, y no le importa. Porque, ¿quién dejará de idolatrar a alguien por la que llora cuando la ve llorar, por la que ríe, sólo con ver reír, por la que aprende, crece, y madura, gracias a su granito - ¿granito? más bien sería un reloj - de arena? No hay mucho más qué decir, la inspiración va siendo esfumada por las lágrimas de orgullo y la nula concentración. Y quizá, muy probablemente, ésto debería tener un mejor final. Pero, ¿quién evalúa las palabras, cuando puede admirar el sentimiento en los espacios en blanco? Confía en que puedas, pues ha puesto algo de todo lo que podía dar en esto, y quiere que lo aprecies. Porque, por tercera y vencida vez, te ama, ama a su hermana y a lo que, el día de hoy, siendo mayor de edad, está convirtiéndose. Orgullo, já, eso es poco.

Florencia Giselle Espósito, tenés una hermana que daría la vida por vos, y su nombre - aunque ya lo sabes y la conoces a la perfección, sí, la tonta que firmó esta especie de carta - es Tatiana Belen Espósito. Tu enana hermana menor, sí, pastel. Soy yo.

* Recomendación: Cuando te pida que leas algo, por favor, léelo. Significa que quiere tu opinión y aprobación, algo MÁS que importante en su vida.

6 de agosto de 2010

Hard Travel ~

Una silla de madera fina y lisa, de un caoba claro. Está sentada allí, en medio de un centenar de personas que desaparecen y aparecen como ases de luz. El reloj ubicado en el muro frente a ella mueve sus manecillas con rapidez, casi a la velocidad de la electricidad. ¿Dónde está la realidad?
Muchos seres queridos se presentan, otros se despiden sin cortesía. El tiempo hace perder a los colegas como si la tierra los tragase. Y trae tantos otros con la brisa del viento, que debo de tener cuidado al respirar. Individuos cambian de lugar, caminan, corren, se esfuman. Obligados, a voluntad, jamás dejarán de irse. Todos se van, nadie se queda en un solo sitio.
¿Qué sucederá cuando ella... la que siempre permanecía estable, la que perdía y ganaba seres queridos, sí, la que se sentaba en esa silla de madera, tarde y noche, con el único propósito de ser amada, fuera la que viajara? Aquella que tomaría otro rumbo para su destino.
Porque la vida trata de ello, de poseer y dejar sillas, de sentarse y ponerse de pie, de caminar y mantenerse quieto, de idas y vueltas. De viajes. La vida es un viaje.
Así que, sin más que pensar, aquellas sombras y figuras que aparecen y desaparecen se congelan por un momento. Levanta su cuerpo pesado y acostumbrado, y aprende a caminar por segunda vez trazando un sendero de recuerdos tras sus pasos. Llega a una puerta de madera, y envía una mirada hacia atrás. Las figuras aún siguen quietas, esperando por su decisión. Ella sonríe de lado, y una lágrima cristalina y nostálgica cae rodando por su mejilla hasta perderse en el mentón.
Abre la puerta, y la luz de esa sala la ciega. Allí todo es cristal, frágil. Entiende el simbolismo de ello, la descubrió en un instante. Porque en esa etapa, todo será complicado, enmarañado, inigualable, y deberá andar con cuidado. Como con un cristal; se encuentra en la etapa del cristal.
Y vuelve la vista hacia atrás, pero la puerta de madera ya no existe, pero algo mejor ocurrió. Todas las sombras congeladas ahora son menos, y a la vez más. Algunas de ellas desaparecieron, pero en su lugar aparecen otras desconocidas pero interesantes. Otra lágrima cae por su mejilla, también acompañada con una sonrisa. Pero ahora todo es distinto, ahora vive en el interior de un espejo. Un espejo sin reflejo.


4 de agosto de 2010

Pink dress.


Un viejo vestido, rosa pálido. El delicado encaje rebasa de cada hilo, la historia de una niña que se convierte en mujer.