- Arde tu corazón donde el espanto hiela -

__________________________________________________

25 de junio de 2010

Noches de desesperación y llanto.

El muchacho moreno, dotado de torpeza ahora, emanaba un horrible tufo. Acababa de llegar a su hogar, luego de una noche de juergas y bebidas. Apestaba a alcohol por los cuatro extremos, y nadie había pretendido acercarsele en el camino. Estaba ebrio, como ninguna vez lo había estado. No necesitaba nada más que unos tragos para que su consciencia dejara atrás los pesares, y se volviera inmune a la vida misma por al menos unas horas.

No iría al trabajo al día siguiente, y eso le regalaría varios regaños y - sin dudas - una disminución de su paga sueldo. Era la tercera vez en el mes que esto sucedía, y el calendario apenas marcaba un 13 de diciembre.

¿Por qué había bebido? Simple respuesta tenía esa cuestión, como todo en su sencilla vida. La única persona que le quedaba en el jodido mundo había decidido dejarlo, visitar el mundo de Morfeo, pero sin despertar jamás. Un engaño que lo llevaría a la estadía eterna en la piel de Hades.

¿Amigos? ¿Colegas del empleo? Esos términos no existían en su vocabulario, no desde que había sido usado y manejado como un simple pañuelo descartable, una inútil carilina.

Su apartamento se hundía en una profunda y penosa soledad. La madrugada fría y oscura, sin luz de luna, hacía de las habitaciones nada más que un conjunto de paredes. Nada tenía sentido, ni siquiera sus pensamientos. Había maltratado a su mascota al entrar, a tal punto de apuñalarlo y que el pequeño perro lanzara un gemido del dolor. ¿Y a él que le importaba? No caminaba por el mundo de la lógica en ese instante.

La cama de madera de roble poseía unas cubiertas cómodas, una sábanas limpias y unos edredones abrigados y dignos de que alguien se acurrucara en ellos. Mas en un momento como aquel, todo era insoportable. Trepidaba por cada paso, y cuando por fin sintió las mullidas telas en su espalda, todo pareció calmarse unos leves grados. Pero su mareo continuaba, confundiendo las manchas del techo con el conducto del aire acondicionador.

El teléfono sonaba, una y otra vez. No podía creer que alguien se hubiera acordado de él ahora. Aún así no atendió, y el contestador habló en su lugar. Era Naemh, compañera de trabajo. ¿Qué mierda hacía una persona como ella, llamándolo a las tres de la madrugada? Pues, se había equivocado. En algún momento el tiempo había llevado a cabo una carrera frente a él, las manesillas ya marcaban las ocho y media, por lo tanto... estaba llegando tarde - como ya era de saberse que haría - a su empleo.

Los rayos de luz de la media mañana lo encontraron revuelto entre las sábanas, con la camisa blanca totalmente desgarbada debido a sus incansables movimientos y con amplias manchas de wisky en el área del pecho. No llevaba pantalón, al parecer se había deshecho de él en algún momento mientras dormía. Su cabello enmarañado, causaría repulsión a estudiantes de etiqueta. Los rasgos de muchacho inglés que lo caracterizaban, parecían ocultarse bajo las ojeras violáceas, y los pequeños destellos de sangre inyectados en el cristalino de su ojo. Sin mencionar lo atormentado, pero angustiado de su mirada verde jade. Una luz cálida caía sobre su cuerpo y rostro, pero le daba el particular reflejo de algún vidrio de la habitación sobre los carnosos y pálidos labios entreabiertos. Unos que rechazaban más alcohol por varias semanas.

El mensaje narrado con la voz de Naemh terminó, mas no tuvo otra cosa que voltear sobre sí mismo con ayuda de un antebrazo que había reunido ápices de energía, y caer dormido otra vez. Soñando con qué moría, que era arrancado de este mundo tal como la vida había hecho con todos sus seres queridos.

18 de junio de 2010

Feliz cumpleaños mi amor.

Bueno esto es sin dudas re patético, pero sabes que no sirvo mucho para estas cosas. Siempre es lo mismo, son todas boludeces y cursiadas, pero sabes que las digo sinceramente.

No sabes lo importante que sos para mi Luupe, sos como la hermana que no es de sangre. Últimamente tenemos que admitir que estamos re alejadas. Que no nos contamos mucho lo que nos pasa, por una u otra cosa. Pero bueno, yo sé que siempre, siempre estas ahí. Y vos sabes que yo siempre estoy para vos. Los hechos lo demuestran.

¿Por algo somos mellis después de todo no?

Siempre pensamos muy parecido, si no es que es igual. Estamos unidas mentalmente aunque no estemos juntas. Somos tan distintas y tan iguales al mismo tiempo. Sabemos que damos todo por la otra, eso es tan importante. Y si te queda alguna duda de eso, te lo podría jurar y demostrar hasta el cansancio.

Tenemos tantos recuerdos juntas boluda, tantas cosas, es como, imposible que hayamos vivido tanto. Ya van, uno, dos, tres, cuatro años de amistad. Se van a cumplir c u a t r o en agosto aproximadamente - nunca tuvimos una fecha en especial, somos las peores ajjaja -. Y tal vez sea mejor así, si es todo muy estructurado, muy planeado, no es tan sincero.

Me siento una estúpida diciendo todo esto, ajaja, perdón por esta chorongada pero la verdad es que no tengo inspiración. Me sentí culpable todo el día porque no sabía qué mierda te iba a escribir. Y es que son tantas las cosas, que hace que sea casi imposible escribir algo concreto. Es ilógico, pero es cierto. Si empiezo con todas las jodas, no termino más, es así. Además de que son demasiadas, pero ahora no me acuerdo ninguna.

Aii pendeja, cumplís 14 años. No voy a poder decir más cosas como "leero, yo soy más grande", osea, lo voy a seguir siendo pero no va a ser lo mismo u.u. Ya tenés catorce años, y estas cada día más grande, y aii dios, ya me siento una madre diciendo todo esto. Pero, es lindo ver como creces, yo obviamente no puedo ver como crezco yo, pero si puedo verlo en los demás. Me acuerdo como estabas en quinto, o sexto grado y de repente verte ahora que ya ya tenés catorce, y no falta tanto para los quince. Son tantas cosas. Tantas boludeces no? Obviamente si me escucharas en el tono de voz - porque lo grabé en el celu y después lo escribí - me tratarías de loca, pero entenderías como estoy.

Te amo Guadalupe Morena Cabello Fernandez de todos los babas que es imposible enumerar. Y por eso quería que disfrutaras éste día, que invites a tus amigos, y que no quisieras no hacer nada, o salir a un lugar muy lejos. Porque, ¿qué lugar mejor, dónde vayas a disfrutar más que en el que estas todos los días, junto a los amigos que compartís un montón de momentos hermosos? Bueno, ahora no tanto porque sos una faltadora increíble ¬¬', pero a excepción de eso, éste es tu lugar, aunque entiendo que te guste Capital, y que te gusten, todos los lugares que te gustan. Y no es que esté en contra de eso, pero acá tenes tus relaciones más allegadas. Tenés todo lo que vos necesitas. Nos tenes a nosotros, a tu familia, y eso es tanto decir.

¿Sabes que me acabo de acordar? Bah, en realidad hace días que lo vengo pensando, ¿te acordas cuando decíamos que nuestra amistad ya estaba planeada? ¿Qué íbamos a ser amigas hasta noveno, y después nos íbamos a pelear? A veces tengo un poco de miedo por eso, sí ya sé, es estúpido. Lo decíamos en joda y no creo que pase - digo creo porque nunca se sabe que puede pasar -. Hay muy pocas posibilidades, pero no se pueden descartar. Ojalá sigamos siendo amigas mucho tiempo más, porque seguramente si alguien nos pregunta somos como una especie de complemento, vos sos lo que yo no soy, y yo lo que vos no, y a la vez somos las mismas personas, y exactamente lo contrario. Es tan rara y linda nuestra amistad.

Te tendría que agradecer tantas cosas. Tu sinceridad, tu forma de hacer reír a la gente, tu forma de hacerlos sentir seguros, tu cariño, tu oído, tus consejos, tus abrazos - y eso que sos chiquita Guadalupe - pero abrazas brindando mucha intensidad y haces sentir bien a la gente.

Nunca te olvides que cuando la gente te está incentivando mucho a hacer las cosas, como yo con la comida, con ciertas cosas que pasan, no lo hago de jodida. Lo amo porque te amo mucho, mucho, y me preocupo mucho con las personas. Imagináte que con vos es el triple, porque sos mi
mejor.

Jjaj, ¿te acordás cuando decíamos: "te amo, pero como amiga eh!"? Que boludeces, que tiempos. Aii, petisa. No, perdón, no tan alta... ojalá empecemos a ser un poco más consientes de lo que estemos separadas y nos juntemos más seguido.

La vas a pasar re lindo con la gente que queres hoy, te vas a cagar de risa. Te lo mereces. Te deseo que la pases muy lindo, por algo es FELIZ cumpleaños. Si no sería un... "Mal cumpleaños"? Woow, eso me sonó muy Leander! jajaja. Estoy diciendo muchas pelotudeces.

Hay que admitir que tenía miedo de que nuestra relación cambiara, por muchas cosas que pasamos, ambas lo sabemos. Aún en día, aunque no nos veamos tanto, seguimos manteniendo esa amistad tan potente. Odio el hecho de que no me dejes cagarte a pedos y decirte todo lo enojada que estoy cuando nos vemos porque me sacas una sonrisa siempre. Nuestra amistad es más grosa de lo que pensaba.

Me enseñaste un montón, un montón de cosas. Me enseñaste a ser sincera, antes no era muuy directa, y ahora puedo decir todo lo que me molesta de los demás. Me enseñaste a no obsesionarme tanto con ciertas cosas - no con todo, Petto ♥, ejem -. Me enseñaste a no ser tan caprichosa y terca, bue, lo sigo siendo, pero en menor grado. Pero también me enseñaste el mundo de los babas, de los foros, ajajjam, la adicción a los hombres, - pero no te preocupes, no estoy arrepentida de aprenderlo ;) -. Me enseñaste lo que es un Black, Luupe! Me enseñaste lo que son las lágrimas de felicidad por una amiga, lo que es querer todo por la felicidad de un amigo.

Mierda, ya estoy llorando. Nunca me voy a cansar de decir lo importante y necesaria que me sos. Vos sabes como, bueno, eso, aii me trabo toda. Ojalá en este cumple la pases como quieras, tengo toda mi fe en que lo vas a pasar re bien.

Sos una grosa, amor. Sos, una boluda. Sos la más tierna y linda de todas las amigas. Sos Guadalupe. Sos mi amiga. NO! No, no, no, y no. Sos mi MEJOR amiga.
Vales mucho.

Feliz cumpleaños, mi vida :).

Envidia.

Yo no quiero ser como todos los demás. No quiero ser víctima del rencor, de la envidia. Son cosas tan inevitables a veces, como el flujo de sangre que corre por las venas. Libre y descontrolado, sin pedir permiso a nadie.
Creerme a mí misma que las acciones que hago no tienen pizca alguna de maldad. Pero, ya no sé si son o no verdad. Cambios personales, uno, tras otro. Nadie aparenta notar las leves modificaciones, ¿a quién le importa halagar? Después de todo, sólo las críticas y los defectos se mantienen inertes en la brisa, con tal tensión que parece cortar el aire.
Me enorgullezco de ellos, no les envidio. Intento mejorarme, ponerme una meta. Y tal vez, la meta a superar son ellos. Mi objetivo no es presumirlo, comunicar que soy mejor que los demás.
¿Para qué? Eso es estúpido y sólo logra desagrado desde los demás.
¿Es tanta la necesidad? ¿Tan idiota soy?
La llamarada de furia es extinguida por las lágrimas, y otra vez vuelvo a caer.

5 de junio de 2010

The old women.

Tomó la fotografía entre sus manos, dejó un beso de sus añejos labios en ella y repartió las vestigios de este sobre el papel. La acarició con su palma abierta de dedos pegados, casi frenéticamente.
El brillo de sus ojos resplandece gamberro, pero lleno de una dulzura única acompañando.
Una palabra lleva a la otra, y de pronto comienza a hablar de su propia vida, de su propia historia personal. No se calla, prefiere encontrarse a sí misma hurgando en sus recuerdos antes de pretenderlos olvidar. Sabe que es imposible, sabe que la mente no deja atrás.
"Yo no odio a nadie" dice. "Yo no sé lo que es odiar", y una clase de orgullo ajeno invade la habitación. Los demás meditan, y repiten aquello en su mente. ¿Cuántas personas así quedan el día de hoy? Sus años de persona mayor le regalan la sabiduría, y es razonable como pocos y pocas.
Un aplauso, para esa excelente mujer.