- Arde tu corazón donde el espanto hiela -

__________________________________________________

3 de marzo de 2010

Mejor amiga. Que increíble palabra si se tiene en cuenta lo que vale y significa. Hoy comprendí que mi mejor amiga vale cada buena palabra de un diccionario. Con tan sólo entablar una conversación con ella, una sonrisa de punta a punta se dibuja en mi cara. No puedo describir lo mucho que la quiero, y quizás no pueda hacerlo nunca.

Comprendí que tiene valores que no había visto tan claros en otras personas. Descubrí que nuestra amistad es tan grande - y en todo sentido de la palabra - que sus sentimientos son tan profundos que puedo sentirlos yo también. Sea alegría, sea tristeza...

Muchos pueden decirme qué aún soy chica para entender de la amistad, y quizás sea cierto. Pero el punto es que a ésta edad, no puedo pedir a nadie mejor que a ella.

Su nombre? Guadalupe Morena Cabello Fernández señores y señoras. Rogaría porque nuestra amistad nunca se termine, pero tampoco voy a ser dramática y decir que jamás nos vamos a separar, eso sería algo muy difícil. No queremos seguir los mismos estudios ahora, por más que nos falte un año para elegir lo temporal, y cuatro para nuestra carrera oficial. Pero una corazonada me dice que no la deje, porque es una persona maravillosa y no quiero perderla. La necesito para salir adelante. ¿De qué? De la vida misma. Es la mejor de las mejores amigas que tuve hasta ahora, y siento que va a seguir siendo un largo tiempo más, porque tenemos esa necesidad y esa maldita costumbre de no pelearnos; y cuando eso pasa no duramos nada en ese estado. Nos queremos demasiado, nos amamos demasiado.

Te amo mejor amiga, gracias por ser TODO, y cada una de las cosas que sos.