- Arde tu corazón donde el espanto hiela -

__________________________________________________

25 de enero de 2010

Demasiado acobijada en un nido muy grande, amplio, confianzudo, amoroso. Es bastante la amistad, el lazo, la unión. Tan fuerte e intensa que causa afabilidad, comodidad, ceguera.
¿Qué sucederá si el refugio se quebrar en mil trozos? ¿Si de un hermoso y afectivo hogar, todo se convertiría en cenizas, en desastre? Nadie habla de familias de sangre, nadie habla de gen alguno en común. Hay dificultades, ríos inmensos que cruzar, amplios acantilados por donde subir.

¿Y qué nos queda?
Seguir, sostener, intentar.
Amar, recordar, sobre intentar.


19 de enero de 2010

Quizás.

Quizás tendría que haberla escuchado, quizás si.
Quizás debía haber abierto el alma, quizás si.
¿Y qué si no lo hice?
¿Tiene algo de malo intentar dejar el sufrimiento de lado o qué?
Quizás lo tenga, quizás si.

18 de enero de 2010

Imperfecciones ~

Hay maneras horribles de arruinar lo perfecto.
Es por eso mismo que la perfección no existe.
No la dejamos ser, no la dejamos vivir libre.

Hacía un tiempo podía halagar millones de cosas, sin protestar ni por un segundo.
Ahora veo oscuridad, tristeza. Desengaño a mi misma.

¿Dónde están las aves? ¿Hacia dónde volarán esta vez?
A dónde quieran, a donde el destino las guié.
Pues ellas dejan que el instinto las invada. Y las llene de energía.
Porque ellas intentan ser perfectas, están llenas de alegría.

8 de enero de 2010

Monólogo de una mente dividida.

Infantilidad - Yo quiero. La quiero ahora. Acá, conmigo. Y no me importa lo que me digan. BASTA! No me digan que así es mejor. ¿Por qué estamos llorando ahora, entonces? ¿Por qué las lágrimas no dejan de caer? Me harté de ustedes, quieren fingir ser responsables, y maduras. Y NO lo son, ninguna de ustedes. Las odio a todas, quieren que suframos. Si, eso es. Quieren vernos mal. La quiero acá, no lo entienden? Tráiganla, basta de querer ser algo que no son.
Estoy harte de ustedes. De todas. Ustedes tienen favoritismo porque son más. ¿Qué hay de mi? ¿Yo a quién le importo? Ella quiere ser grande, entonces a mi me deja en el olvido? Crecer, crecer, blablabla. Puras estúpideces. Ella es otra idiota.

Fuerza - No sabes nada, se nota que sos inmadura. No quiere ser grande, tiene que serlo. Tiene que crecer y ser responsable. Tiene que acudir a nosotras, las mayores. Está mejor así, mucho mejor. No importa que llore, a quién le importa que llore? Todos lo hacen en algún momento, se le va a pasar.

Amabilidad - No podes decir eso, claro que nos importa que llore. Tenemos que ayudarla mientras el tiempo transcurra. Somos partes de ella, y ella de nosotros. Si sufre, sufrimos. Es una lección de vida, y está aprendiendo a controlar el sufrimiento.

Infantilidad - Me importa muy poco, estoy harta de sufrir.

Espiritualidad - Era necesario, su mente, corazón, y alma, terminarían por destruirse si esto seguía así. Sus pensamientos volaban muy lejos, la torturaban mucho. Era necesario que volara, que se independizara.

Madurez - Los mayores tienen razón, siempre. Ella tiene padres muy lógicos, y amigos valiosos sin duda. La hicieron recapacitar, la hicieron entrar en razón más de lo que nosotros pudimos. Será feliz, con el tiempo. Y entenderá que lo que hizo esta bien, y que sin ser egocéntrica supo hacer lo que era mejor para ella. Tuvo amor propio como le dijeron su padre y su primo. Supo entender lo que valía más. No dejará el dolor de lado rápido, no lo crean. Hay que ayudarla a mejorar, el tiempo abre, desinfecta, cura, y cierra las heridas. Son horas, así que Infantilidad, entiéndela a ella y a nosotras.

Infantilidad. - Basta, adiós.


Así es cómo y cuando tomo las decisiones más lógicas. En el momento que la parte más cría e inexperta de mi se calla, y se esconde. Y las responsables aparecen y me dicen que hacer. Aún así, la muchachita pequeñita estará siempre presente. Porque los niños ayudan, pues ellos son los más puros y sinceros. Ellos dicen lo que sienten, siempre. Como esa pequeña parte de mi ser, que es la más sensible. Y a la cual le agradezco ser así y no cambiar.